RESIDENCIA ANCIANOS CERTIFICADA PASSIVHAUS
tipo: dotacional
superficie: 820,60 m2
localización: camarzana de tera
estado: finalizada
arquitectura: javier de antón
aparejador: javier vega de paz
estructura: fernando san hipólito
colaboradores: josé miguel asencio, june garcía
laura salinas, artur rodrigues, nestor candela
fotografías: david frutos
prefabricación: arquima
constructora: construcciones p. sanchez rodríguez s.l.
memoria
El proyecto responde a la necesidad de ampliar la residencia de ancianos que fue construida y diseñada por CSO Arquitectura en el año 2005 en Camarzana de Tera, un pueblo de Zamora.
A pesar de que, en el diseño de la primera residencia, ya se tenía en cuenta diversos parámetros sostenibles (cubierta vegetal, placas solares fotovoltaicas y un sobreaislamiento térmico), se toma como objetivo conseguir que esta ampliación se certifique con el estándar Passivhaus, consiguiendo ser el primer edificio geriátrico-hospitalario certificado Passivhaus de España, y una de las primeras quince de todo el mundo.
Con esta premisa se pretende aportar un beneficio directo a los usuarios de la residencia, donde la arquitectura es parte fundamental de su calidad de vida.
El diálogo con la residencia existente fue la primera premisa que se debía de cumplir en fase de proyecto. El edificio funciona a modo de zócalo de la residencia existente, semienterrado, con una serie de patios asociados a los diferentes usos del edificio. Estos patios se abren y dialogan con la residencia inicial, de tal forma que el edificio desaparece fundiéndose con el jardín, cuando se accede por la calle Carretera.
El proyecto transforma el terreno en dos planos vegetales, el superior funde el acceso principal con la cubierta ajardinada del nuevo edificio, mientras que el inferior relaciona los patios del proyecto con el jardín inferior del edificio inicial.
Por lo que respecta al programa, la parcela longitudinal se subdivide en bandas transversales programáticas, tanto en el interior del edificio como en el exterior. En el interior encontramos una banda de día asociada al invernadero, y dos bandas de noche con 6 habitaciones en cada una de ellas.
Se propone una construcción prefabricada en madera para ahorrar tiempos, costes, mejorar el comportamiento térmico del edificio y disminuir la huella ecológica.
Inicialmente se ejecutó por parte de una empresa local la cimentación, suelo radiante y solado del edificio. A continuación, se montó la estructura y envolvente prefabricada en taller de Barcelona. Finalmente, la misma empresa local se encargó de terminar las instalaciones y acabados y urbanización de la misma.
Desde el inicio se buscó que el edificio no solo fuese un edificio ecológico, sino que lo mostrase a todos los usuarios. Se pretende que no solo el factor humano sea el que cuide de los residentes del edificio, sino que el propio edificio sea parte fundamental en este cuidado
Los costes de construcción del edificio no han sido mucho mayores que los de la construcción tradicional con un periodo de retorno de la inversión corta debido a los ahorros energéticos que proporcionan las diversas soluciones adoptadas, así como un ahorro de tiempo en la construcción.
El edificio se comporta como una máquina de generación de energía, que consigue producir más energía de la que consume, derivando la energía restante al edificio original.
La problemática que nos encontrábamos era como desarrollar un edificio que permitiera medicalizar la arquitectura para que ayudara en el bienestar diario de los usuarios que viven en él. Es por ello que se atiende a dos ejes de actuación en el proyecto, por un lado, el diseño, donde se desarrolla una unidad de convivencia para ancianos cumpliendo con la normativa de la comunidad de Castilla y León. Estas unidades de convivencia pretenden realizar edificios donde exista un número limitado de habitaciones, donde cada una de ellas sea un pequeño “hogar”. Para conseguirlo, se utiliza como material de acabado la madera, que para dar calidez al hogar y conseguir unos espacios acogedores, donde además pueden disfrutar de las diferentes zonas comunes con el resto de residentes. Por otro lado, se concibe el edificio como una máquina energética, que no solo permite el ahorro energético, sino que todas las estrategias desarrolladas en el consiguen obtener una mejor calidad del aire interior gracias a la hermeticidad del edificio y la ventilación mecánica controlada mediante los recuperadores de calor, una temperatura de confort constante, un soleamiento controlado, etc.
RESIDENCIA ANCIANOS  CERTIFICADA PASSIVHAUS
tipo: dotacional
superficie: 820,60 m2
localización: camarzana de tera
estado: finalizada
arquitectura: javier de antón
aparejador: javier vega de paz
estructura: fernando san hipólito
colaboradores: josé miguel asencio, june garcía
laura salinas, artur rodrigues, nestor candela
fotografías: david frutos
prefabricación: arquima
constructora: construcciones p. sanchez rodríguez s.l.
memoria
El proyecto responde a la necesidad de ampliar la residencia de ancianos que fue construida y diseñada por CSO Arquitectura en el año 2005 en Camarzana de Tera, un pueblo de Zamora.
A pesar de que, en el diseño de la primera residencia, ya se tenía en cuenta diversos parámetros sostenibles (cubierta vegetal, placas solares fotovoltaicas y un sobreaislamiento térmico), se toma como objetivo conseguir que esta ampliación se certifique con el estándar Passivhaus, consiguiendo ser el primer edificio geriátrico-hospitalario certificado Passivhaus de España, y una de las primeras quince de todo el mundo.
Con esta premisa se pretende aportar un beneficio directo a los usuarios de la residencia, donde la arquitectura es parte fundamental de su calidad de vida.
El diálogo con la residencia existente fue la primera premisa que se debía de cumplir en fase de proyecto. El edificio funciona a modo de zócalo de la residencia existente, semienterrado, con una serie de patios asociados a los diferentes usos del edificio. Estos patios se abren y dialogan con la residencia inicial, de tal forma que el edificio desaparece fundiéndose con el jardín, cuando se accede por la calle Carretera.
El proyecto transforma el terreno en dos planos vegetales, el superior funde el acceso principal con la cubierta ajardinada del nuevo edificio, mientras que el inferior relaciona los patios del proyecto con el jardín inferior del edificio inicial.
Por lo que respecta al programa, la parcela longitudinal se subdivide en bandas transversales programáticas, tanto en el interior del edificio como en el exterior. En el interior encontramos una banda de día asociada al invernadero, y dos bandas de noche con 6 habitaciones en cada una de ellas.
Se propone una construcción prefabricada en madera para ahorrar tiempos, costes, mejorar el comportamiento térmico del edificio y disminuir la huella ecológica.
Inicialmente se ejecutó por parte de una empresa local la cimentación, suelo radiante y solado del edificio. A continuación, se montó la estructura y envolvente prefabricada en taller de Barcelona. Finalmente, la misma empresa local se encargó de terminar las instalaciones y acabados y urbanización de la misma.
Desde el inicio se buscó que el edificio no solo fuese un edificio ecológico, sino que lo mostrase a todos los usuarios. Se pretende que no solo el factor humano sea el que cuide de los residentes del edificio, sino que el propio edificio sea parte fundamental en este cuidado
Los costes de construcción del edificio no han sido mucho mayores que los de la construcción tradicional con un periodo de retorno de la inversión corta debido a los ahorros energéticos que proporcionan las diversas soluciones adoptadas, así como un ahorro de tiempo en la construcción.
El edificio se comporta como una máquina de generación de energía, que consigue producir más energía de la que consume, derivando la energía restante al edificio original.
La problemática que nos encontrábamos era como desarrollar un edificio que permitiera medicalizar la arquitectura para que ayudara en el bienestar diario de los usuarios que viven en él. Es por ello que se atiende a dos ejes de actuación en el proyecto, por un lado, el diseño, donde se desarrolla una unidad de convivencia para ancianos cumpliendo con la normativa de la comunidad de Castilla y León. Estas unidades de convivencia pretenden realizar edificios donde exista un número limitado de habitaciones, donde cada una de ellas sea un pequeño “hogar”. Para conseguirlo, se utiliza como material de acabado la madera, que para dar calidez al hogar y conseguir unos espacios acogedores, donde además pueden disfrutar de las diferentes zonas comunes con el resto de residentes. Por otro lado, se concibe el edificio como una máquina energética, que no solo permite el ahorro energético, sino que todas las estrategias desarrolladas en el consiguen obtener una mejor calidad del aire interior gracias a la hermeticidad del edificio y la ventilación mecánica controlada mediante los recuperadores de calor, una temperatura de confort constante, un soleamiento controlado, etc.

cso arquitectura